El 70% de las decisiones de compra se toman en el punto de venta, por ello, es importante conseguir que los productos propios destaquen.

La publicidad en el punto de venta se ha ido reinventando para competir en nuevos mercados y adaptarse a nuevos tipos de cliente: expositores publicitarios, rótulos luminosos, tótems, glorificadores, letreros… Adquieren nuevos diseños y texturas e incorporan lo último en tecnología para despuntar sobre la competencia.