A la hora de producir una pieza de mobiliario comercial o publicidad en el punto de venta (expositores, tótems, displays…) el acabado es fundamental, ya que debe proporcionar un aspecto final cuidado y a la vez ser resistente, soportar golpes, otras veces inclemencias metereológicas… Por ello, es importante conocer bien qué tipo acabados se le pueden aplicar a un elemento de este tipo, y cuál es el mejor para cada material.

A continuación, os explicamos brevemente uno de los tipos de acabados más habituales, especialmente sobre elementos metálicos.

Pintura en polvo

Las pinturas en polvo (epoxi, poliéster, epoxipoliéster y poliuretánica) poseen excelentes propiedades mecánicas y buena resistencia química y a la corrosión, por lo que están especialmente indicadas para el acabado de elementos que requieren resistencia. Es decir, son pinturas que cumplen una doble función: protectora y decorativa.

En los procesos de pintado con este tipo de pintura, las piezas se cargan eléctricamente de tal manera que la pintura es atraída por la superficie de la pieza en cuestión.

En Neolaser, contamos con un túnel de pintura en polvo, esto es, una gran instalación donde se realiza el proceso completo necesario para pintar las piezas metálicas, permitiéndonos hacerlo en cadena, para realizar el pintado de gran cantidad de elementos en poco tiempo. El proceso que se sigue para realizar el pintado en polvo de piezas metálicas es el siguiente:

 

  • túnel pintura en polvoLavado y desengrasado: Durante la primera etapa del proceso de pintado en polvo se realiza el lavado y desengrasado de las piezas empleando un límpiador líquido alcalino, se enjuagan y se aplica un fosfante, tras lo que se vuelven a enjuagar y se introducen en el horno para su secado. De este modo se eliminan todas las sustancias que posteriormente podrían impedir la correcta adherencia de la pintura en polvo.

 

  • Aplicación de la pintura en polvo: Tras aplicar, en caso de ser necesario, una imprimación previa, se pinta con la pintura en polvo cargando eléctricamente las piezas a pintar para que la pintura se adhiera sobre la superficie. Así se consigue un espesor de capa que debe oscilar las 70-80 micras en toda la superficie tratada. Las pinturas en polvo están disponibles en gran cantidad de acabados: lisos, rugosos, con efecto metálico, brillante, mate, cromo, anonizado, texturizado. Existen también en el mercado gran variedad de colores, en Neolaser trabajamos con todos los colores de la carta RAL.

 

  • Horneado: La pintura en polvo está fabricada en un polímero térmico especial que responde al calor, de este modo cuando la pieza se introduce en el horno esta reacciona mojando las propiedades de rendimiento, creando una capa uniforme y lisa de pigmento.

Debido a su resistencia este tipo de pintura tiene una gran cantidad de aplicaciones.

  • Sector comercial: Estanterías, expositores, tótems, señalética, soportes publicitarios de exterior, cerrajería…
  • Sector hogar: Muebles de exterior, barandillas, escaleras, puertas, ventanas…
  • Sector industrial: Láminas, tuberías, platinas, perfilería, maquinaria, herramientas, imprimaciones, anticorrosivas, piezas metalúrgicas…

Como os hemos explicado, en Neolaser contamos con un túnel de pintura en polvo que nos permite realizar este tipo de trabajos. Pintamos las piezas metálicas que fabricamos en nuestro taller de carpintería metálica y también piezas directamente suministradas por nuestros clientes.

Si necesitas más información ponte en contacto con nosotros sin compromiso.